people, man, woman

Lenguaje no verbal, identifica quién se siente atraído por ti

Si quieres tener conocimiento si una persona tiene una atracción hacia ti, aún cuando esta no se expresa de forma verbal contigo, a continuación, te vamos a dejar algunos indicadores no verbales que te van a hacer saber si esta persona tiene algún tipo de atracción hacia ti. Cabe destacar que existen muchos más que te lo van a demostrar, sin embargo, estos son los más comunes.

Por su parte, Moore demostró en 1997 que las personas que saben leer el lenguaje no verbal tienen más éxito en lo que respecta a la seducción. Esto es muy lógico, puesto que casi todo lo que tiene que ver con este tema se da a nivel no verbal. Todo ello quiere expresar que cuanto mejor sepamos descifrar lo no verbal, hay más posibilidades de comprender lo que la otra persona piensa o no quiere expresar explícitamente. Estos indicadores son los siguientes: 

Sincronización

Las personas que se encuentran atraídas unas hacia otras demuestran una sincronización de sus movimientos, se podría decir que es  una especie de baile no verbal. En este sentido, las personas que se encuentren seducidas van a tener una tendencia a imitar los movimientos del individuo al que desean.

Entonces, una manera de comprobar si esta persona está sincronizada contigo es que cuando estés hablando con ella muevas tu cabeza ligeramente hacia un lado. Si el individuo hace el mismo movimiento, esta es una clara señal de este ejemplo y pudiera ser un indicador no verbal de atracción. 

Sonrisas

Las personas que están atraídas hacia ti, van a tener una tendencia a sonreír más seguido. Cuando hacemos esto, expresamos una emoción general que es la felicidad, cuya función es la unión. Esto lo que quiere decir es que cuando sonreímos no solo se expresa el placer que se siente al estar con la otra persona o por conocerla, sino que también se está demostrando que se desea algún tipo de unión con ella.

Lo que se quiere decir con todo ello, es que esta también puede ser una clara señal de disponibilidad. Sin embargo, es de suma importancia que no te confundas, pues una persona que simplemente te muestre una sonrisa no necesariamente se siente atraída hacia ti, puede ser que solo lo haga por amabilidad como cuando alguien te pasa por al lado y le muestras una sonrisa. Por ello, debe haber más indicadores que te hagan saber esto.

Con respecto a este tema, en 1971 se realizó un estudio en el que se vieron a personas de muy diversas culturas y se fijaron en que una conducta que suele ser bastante común en personas que sienten atracción por otras y que, además, se encuentra presente en todas las culturas, era una sonrisa en unión a la elevación rápida de las cejas. 

Contacto visual

Este es fundamental en cualquier tipo de relación que se tenga, pero va a tener mayor relevancia cuando se trata de la atracción hacia alguien más. Cuando un individuo nos gusta necesitamos verlo de forma constante por el simple hecho de que nos atrae y también para poder analizar sus reacciones y así determinar cuáles son nuestras probabilidades. 

Givens definió en 1978 las cinco fases del cortejo. La primera es la atención, la cual va a estar presente cuando vemos a una persona por la cual nos sentimos atraída de alguna manera. En esta fase, las miradas serán tímidas y rápidas. La segunda fase, la de reconocimiento, en esta la otra persona da indicadores de disponibilidad. 

En esta misma, entre algunas otras cosas, van a cruzarse las miradas de forma seguida, lo que quiere decir que hay una observación para hacer el análisis tanto de atracción como de receptividad del otro individuo. La tercera fase es la de interacción. 

En la misma, hay un contacto verbal, que normalmente lo inicia el hombre, y el verse es uno de los elementos que se encuentran bastante presentes en esta etapa para que podamos estar seguros de ir por buen camino. En las siguientes fases, la de excitación sexual y la resolución, el contacto visual pasa a un segundo plano para darle el primero al tacto como canal no verbal dominante.

Postura y orientación del cuerpo

Este es un punto bastante importante cuando se toca el tema de la seducción. Las personas que se sienten atraídas hacia otras suelen adoptar posturas de acercamiento, es decir, con el tronco inclinado de forma ligera o más pronunciado hacia esa persona por la cual se interesan. Además de ello, estas van a tener una distancia menor, es decir, se van a aproximar más.

Hay otro elemento que resulta bastante importante a la hora de saber si alguien se encuentra atraído por ti o no, esta es la orientación de su cuerpo. Según un estudio, una persona va a ir acercando las diversas partes de su cuerpo hacia ti hasta que finalmente lo acerque todo. Si esto llega a suceder, puedes tener un claro indicador de que está interesado en tu persona. 

Tendemos a sentir atracción con aquellas personas que reflejan posturas de disponibilidad y accesibilidad. Es decir, nos solemos sentir más atraídos por todas aquellas personas que adoptan posturas abiertas en vez de las que se dan a conocer cerradas.

El tacto

Si de verdad le gustas a alguien no va a pasar mucho tiempo para que este te toque. Es posible que al principio esto sean unos simples roces, pero con el paso del tiempo van a ir en aumento y serán cada vez más duraderos. Este punto va a resultar de gran relevancia en la situación de seducción.

Es importante que sepas que el tacto, además de ser significativo en el tema de la atracción hacia otra persona, va a ser un indicador también de la atracción sexual que esta pueda sentir, por ello, debes estar bastante atento de la forma en que esta lo exprese. 

Expresiones faciales de sorpresa

Sentir atracción por una persona genera una sensación de euforia, la cual es fácil de reconocer como parte del lenguaje no verbal. Un ejemplo común es cuando el oyente mantiene gestos que demuestran sorpresa durante la conversación, especialmente de forma recurrente. 

En muchos casos, se podría considerar gestos exagerados, ya que por lo general se trata de una impresión de sorpresa ante lo que sería normal. Por este motivo, es una señal clara de una posible atracción. Una forma de reconocerlo es comparar las impresiones de esta persona con el resto, en el caso de ser una conversación grupal. 

Otros gestos que pueden ser un indicador de atracción

En definitiva, el lenguaje no verbal puede ser muy amplio, por lo que es fundamental prestar atención a la connotación de cada expresión. En este sentido, según la personalidad de la persona, hay una serie de gestos que se pueden considerar como un signo de atracción. 

Entre los más comunes se encuentra: 

  • Humedecerse los labios 
  • Tocarse el rostro constantemente 
  • Tocarse el pelo o jugar con él
  • Morderse los labios 
  • Acercarse más de lo habitual para escuchar 
  • Contacto físico aparentemente accidental 

Por lo general, estos gestos suelen indicar también nerviosismo. De modo que es muy importante evaluar el contexto en el que se desarrollan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *